La siguiente pieza musical del compositor surcoreano Yiruma, se titula “River flows in you” (El río fluye en ti) y nos transmite esa sensación de dejarse llevar por la música, en paz, sintiéndonos mecidos por ella sin oponer resistencia.

Cuando soy libre, cuando estoy bien, dejo que la vida me atraviese, como si ella fuese un río y yo un ente transparente. Vengo de ese río, estoy en ese río, fluyo con ese río. El río es infinito, intenso, sorprendente e imprevisible. Soy agua de ese río. Mi transparencia era solo un sueño, una proyección, un holograma. En realidad soy el río que nunca muere.

Mis ilusiones, mi percepción de lo que es la vida, viven en mi transparencia. Ahí es donde creo existir. Ahí soy un sueño que se cree real. Creo que me muevo, que pienso, que decido. Pero en realidad, soy movido por el agua, soy pensado por los pensamientos, soy guiado por el flujo de la vida. Algunas veces consigo entenderlo y me siento libre. Es paradójico que cuando te sientes llevado por la vida, sientas libertad y control.

Todos sabemos que cuando una preocupación nos ahoga, es mejor dejar de pensar en ello, descansar, hasta poder ver una solución desde otra perspectiva. En realidad, la solución aparece en nuestro campo de la conciencia como aparecen las nubes en el cielo. Con la mente en calma, todo parece ordenarse, e incluso podemos descubrir que es la vida la que nos vive. La solución fluye en nosotros al igual que la vida.

Si este texto te ha resultado útil, o si crees que puede servirle a alguien que conoces, compártelo en whatsapp o en tu red social preferida. Sólo tienes que hacer clic en uno de los botones. Gracias por tu ayuda.