¡Qué maravilla! Las olas de los seres individuales
según su naturaleza se elevan, jugando durante un tiempo,
y desaparecen. Me queda el océano sin orillas.

Ashtavakra Gita

El Ashtavakra Gita es uno de los textos más compactos de la tradición no-dual de la antigua India. El que habla en estos versos está contemplando el nacimiento y la muerte de los seres individuales como olas de un océano, todas distintas, que se elevan, juegan durante un tiempo, y luego vuelven a confundirse con el océano que las originó. Me llama la atención el peculiar punto de vista de aquel que puede ver su propia existencia particular y la de los otros seres, como meros juegos transitorios de una realidad más profunda que nos sostiene. Algo sucede en nuestra conciencia cuando tratamos de vernos de ese modo. Parece que cambiamos las prioridades en nuestra forma de entendernos. Ya no somos únicamente individuos aislados por una biografía irrepetible, atrapados en el minúsculo territorio de nuestra mente. Lo particular, lo individual, aquello que nos aflige sin cesar, parece quedar por un tiempo en suspenso.

Podríamos pensar que se trata simplemente de un nuevo juego de nuestra mente, una perspectiva onírica y ficticia, sin sentido alguno más allá de esa existencia irreal. Sin embargo, cuando pienso en los seres queridos que ya no están visibles, comprendo que nacieron, vivieron y se disolvieron en algún lugar del que siguen naciendo otros seres.

Entonces, ¿quiénes somos en realidad? ¿cuál es el peso, en nosotros, de lo particular y característico frente a lo común? La lógica me obliga a pensar que lo común es necesariamente mayor. Forman parte de nosotros los minerales de las estrellas, el agua del universo y quizás todos los proyectos de vida anteriores. Pero todo ello permanece oculto a nuestra conciencia, como si el ruido de nuestra individualidad nos impidiera descubrir ese gigantesco inconsciente.

Cuando pienso en el océano sin orillas al que pertenecemos, mi mente se calma y no necesito nada más.

Si este texto te ha resultado útil, o si crees que puede servirle a alguien que conoces, compártelo en whatsapp o en tu red social preferida. Sólo tienes que hacer clic en uno de los botones. Gracias por tu ayuda.