El silencio es un habla que no acaba nunca

Ramana Maharshi.

Ramana Maharshi (1879-1950) fue posiblemente uno de los últimos grandes sabios de la India. Se convirtió en un hombre conocido y respetado en el mundo entero, y acudían a hablar con él personas venidas de distintos y lejanos países, con la intención de hallar respuestas a sus inquietudes. Muchas de estas conversaciones quedaron registradas y transcritas, y pueden encontrarse fácilmente hoy en día. Ramana se había formado en diversas escuelas de filosofía indias y, en ocasiones, los conceptos que maneja pueden resultar extraños para el que no conozca esas tradiciones de pensamiento. Sin embargo, también podemos descubrir la existencia de muchos vocablos específicos que significan peculiares estados mentales, para los que nosotros no tenemos equivalentes, como la palabra sánscrita mouna.

Cuentan que una gran proporción de visitantes, al llegar ante la presencia de Ramana, y sin mediar palabra, veían resueltas sus preguntas. Ramana, con su silencio, imponía una atmósfera a su alrededor que propiciaba la meditación profunda. Para denominar ese silencio palpable, utilizaba la palabra mouna, que se refiere al silencio interior, y también a la disciplina de permanecer en silencio para calmar la mente y los pensamientos. Muchos retiros espirituales, hoy en día, también cultivan ese silencio como forma de conectar con uno mismo y de elevarse por encima de las contingencias. La meditación profunda, el recogimiento y la oración, son otras formas de alejarnos del ruido mental y psicológico. El estado de silencio interior del que nos habla Ramana es un estado de máxima alerta, de máxima consciencia de uno mismo y del mundo que nos envuelve. El sabio sostenía que el silencio consciente nos acerca al entorno de forma directa, mientras que las palabras con sonido nos alejan.

Una dieta correcta, el ejercicio físico y el sueño reparador son hoy en día elementos básicos para mantener la salud. Sin embargo, todavía no hemos introducido suficientes elementos simples que nos ayuden a mantener y preservar nuestra salud mental. Se trata sin duda de un gran reto para las futuras generaciones, cada vez más distraídas por los universos virtuales digitales y la sobreestimulación.

Si este texto te ha resultado útil, o si crees que puede servirle a alguien que conoces, compártelo en whatsapp o en tu red social preferida. Sólo tienes que hacer clic en uno de los botones. Gracias por tu ayuda.